Protección de nuestro medio ambiente

Propuesta 17

Pedir una moratoria inmediata de las megaconstelaciones de satélites 5G en todo el mundo hasta que se resuelvan los efectos adversos para el medio ambiente.


Explicación detallada

Ya están en marcha los planes para más de 100.000 satélites de telecomunicaciones.

(Actualizado en enero de 2022: 441.449 SATÉLITES EN ÓRBITA TERRESTRE BAJA. Operativos, Aprobados y Propuestos)

La magnitud de la contaminación que causarán y el riesgo que suponen para la red electromagnética de la Tierra que sustenta la vida en el planeta hacen que su aprobación suponga una violación del Tratado del Espacio Exterior (artículo IV, pregunta sobre el carácter armamentístico de los satélites 5G) y una contravención de la directriz 2 de las Naciones Unidas para la sostenibilidad a largo plazo de las actividades en el espacio exterior. 2 (c), que exige que el uso del espacio exterior se lleve a cabo "de manera que se evite (su) contaminación perjudicial y también los cambios adversos en el medio ambiente de la Tierra" y "los riesgos para las personas, la propiedad, la salud pública y el medio ambiente asociados con el lanzamiento, el funcionamiento en órbita y la reentrada de los objetos espaciales". También amenazan la astronomía y la radioastronomía, los satélites existentes y otras inversiones científicas o tecnológicas en el espacio que son de interés para la humanidad (...).

La UE se ha comprometido a "promover un comportamiento responsable en el espacio exterior y a preservar y proteger el entorno espacial para su uso pacífico por parte de todas las naciones" dentro de la Política Espacial Europea, y tiene la obligación de salvaguardar el medio ambiente en virtud del TUE.

Por lo tanto, pedimos a la Unión que invoque los tratados internacionales pertinentes y que exija el cese inmediato de las megaconstelaciones de satélites de telecomunicaciones que se lanzan en todo el mundo, a la espera de una evaluación satisfactoria de sus efectos medioambientales y la consiguiente limitación/prohibición de las constelaciones artificiales.

Los impactos nocivos de las megaconstelaciones de satélites emisores de ondas de radio 5G son múltiples y muy graves:

  • Alteración del electromagnetismo natural de la Tierra que sustenta la vida en el planeta. Las radiaciones artificiales de los transmisores de radio en la tierra y en el espacio ya están dañando el electromagnetismo de la Tierra. Los mecanismos están bien documentados. Las ondas de radio alcanzan la ionosfera y la magnetosfera, e interactúan con los cinturones de Van Allen, produciendo una lluvia de electrones que modifica las propiedades eléctricas de la atmósfera. Así, los satélites de comunicaciones que emiten potentes haces de radiofrecuencia desplegados directamente en la ionosfera desencadenarán una lluvia de electrones y contaminarán aún más el Circuito Eléctrico Global de la Tierra que rige las cualidades eléctricas de todos los fenómenos naturales, incluida la propia vida, con estas consecuencias principales.
  • Aumento de la radiación a nivel del suelo. Los satélites 5G utilizarán el mismo tipo de antenas phased array que los sistemas 5G terrestres, emitiendo potentes haces focalizados de radiación de microondas que se ha demostrado que afectan negativamente a la salud de las personas, los animales y las plantas. Irradiarán zonas de la Tierra a las que no llegan otros transmisores, y añadirán su radiación a las transmisiones 5G terrestres procedentes de miles de millones de objetos del Internet de las Cosas (IoT).
  • Aumento de la contaminación atmosférica y del agotamiento del ozono por los escapes de los cohetes y el desgaste de los satélites que salen de órbita al volver a entrar en la atmósfera. Con el número total de satélites previsto, y teniendo en cuenta su corta vida útil (5 años), lo que significa que serán descartados y reemplazados con frecuencia, los lanzamientos y salidas de satélites podrían ser de 5.000 a 10.000 por año, o de 10 a 20 por día. Los gases de escape de los cohetes son extremadamente contaminantes: los combustibles sólidos y líquidos destruyen la capa de ozono y el queroseno libera enormes cantidades de hollín a gran altura. El efecto combinado de ambos tipos de combustible aumentará la temperatura de la Tierra. El combustible para cohetes a base de mercurio que se está desarrollando actualmente podría esparcir potentes neurotoxinas sobre la Tierra en caso de accidente. Los penachos de escape de los satélites desorbitados aún no han sido evaluados en su totalidad en cuanto a su impacto medioambiental, pero sin duda implicarán una contaminación masiva con sustancias químicas peligrosas en la atmósfera inferior.
  • Aumento de la basura espacial y efecto Kessler. Los peligros que plantean los desechos espaciales, unos 20.000 objetos catalogados entre naves espaciales, etapas de cohetes, satélites desintegrados y misiones fragmentadas, son ya una grave preocupación para todas las empresas espaciales. A medida que aumenta el número de objetos en la órbita terrestre, también aumenta el riesgo de colisión y la posibilidad de una reacción en cadena al desintegrarse los objetos y colisionar sucesivamente (efecto Kessler). En el peor de los casos, el espacio quedaría inoperativo durante cientos de años. Los satélites que fallan o que se vuelven inviables, por ejemplo, por una erupción solar, aumentan el riesgo de que esto ocurra.
  • Efectos sobre la navegación y la supervivencia de la fauna: ya se ha comprobado que la contaminación lumínica procedente de la tierra perjudica enormemente a la fauna. A esto hay que añadir ahora el brillo artificial del cielo nocturno procedente de los satélites, que borra las estrellas y afecta a los sistemas biológicos sensibles a la luz, y que ya se ha estimado en un 10% de aumento sobre el brillo natural del cielo nocturno.
  • Obstrucción severa de la Astronomía Óptica y Radioastronomía. No se puede subestimar la importancia de la Astronomía y la Radioastronomía: amplían nuestro conocimiento del Universo y son cruciales para evaluar los riesgos para la Tierra de la meteorología espacial, los meteoritos, etc. Las megaconstelaciones 5G representan una dramática degradación del contenido científico de un enorme conjunto de observaciones astronómicas de cuatro maneras principales:
    • Cruce y cicatrización de las observaciones con rayas paralelas brillantes en todas las latitudes. Los procedimientos de mitigación, como el oscurecimiento de los satélites, no funcionan, ya que los satélites dañan las imágenes astronómicas en todas las longitudes de onda.
    • Aumento de la contaminación lumínica: las flotas de satélites reflejan y difunden la luz solar. Ya se ha cuantificado que este efecto de la luz del cielo ha aumentado el brillo del cielo nocturno en un 10% por encima de los niveles naturales. Este es ya el límite crítico adoptado en 1979 por la Unión Astronómica Internacional para el nivel de contaminación lumínica que no debe superarse en los emplazamientos de los observatorios astronómicos. ¿Cuánta más contaminación lumínica producirán decenas de miles de satélites?
    • Interferir con las observaciones radioastronómicas ya que sus bandas de comunicaciones se solapan con las bandas radioastronómicas en todas las subbandas. Esto ya está perjudicando las observaciones radioastronómicas. A lo que hay que añadir las interferencias de las estaciones base en la Tierra y los trillones de objetos transmisores del IoT previsto para dentro de unos años. Los radioastrónomos temen, con razón, que la radioastronomía se convierta en una ciencia extinguida si se siguen desplegando los satélites 5G y las estaciones base en tierra del 5G y el IoT.
    • Aumentando el riesgo de daños a los instrumentos astronómicos basados en el espacio, como el telescopio Hubble, que ya ha sufrido daños sustanciales por la colisión de desechos espaciales.Por todo este daño a la Ciencia, los Astrónomos también piden una moratoria a las constelaciones de satélites y a todas las tecnologías que puedan impactar negativamente en las observaciones astronómicas desde el espacio y desde la tierra o impactar en las inversiones científicas, tecnológicas y económicas realizadas en otros proyectos astrofísicos. Cuestionan la legalidad de que una agencia nacional como la FCC autorice constelaciones de satélites sin tener en cuenta su impacto medioambiental y científico, y exigen que estos proyectos se evalúen a nivel internacional y se limiten a los despliegues estrictamente necesarios de acuerdo con el Tratado del Espacio Exterior y las Directrices de la ONU para la sostenibilidad a largo plazo de las actividades en el espacio exterior.
  • Deterioro de las mediciones atmosféricas y de las previsiones meteorológicas: la Organización Meteorológica Mundial advierte de la gravedad de las interferencias causadas por las señales 5G, que perjudicarán las previsiones meteorológicas con consecuencias nefastas para la gestión de los desastres naturales.
  • Destrucción de la visión del cielo nocturno, patrimonio natural y cultural de la Humanidad de suma importancia, que debe ser protegido y preservado para las generaciones futuras.

A la vista de todos estos enormes peligros, hay que tomar medidas inmediatas para proteger a la humanidad y al medio ambiente, de acuerdo con los imperativos éticos y los acuerdos internacionales.

Además, los ciudadanos de Europa y del mundo no han participado en la decisión sobre el despliegue de los satélites 5G y su inmenso impacto medioambiental. Según el Convenio de Aarhus, los ciudadanos de la UE tienen derecho a que se tengan en cuenta los datos científicos más actualizados cuando la UE adopte políticas de protección del medio ambiente. Los ciudadanos tienen derecho a acceder a la información medioambiental, a la participación pública en los procesos de toma de decisiones medioambientales y al acceso a la justicia. En cuanto al despliegue de los satélites 5G, no se ha preguntado a los ciudadanos de la UE si vamos a aceptar las consecuencias medioambientales generalizadas de los satélites 5G en nombre del progreso tecnológico.

Los argumentos jurídicos de nuestra propuesta son:

  • Artículo 3 (3) del Tratado de la Unión Europea (TUE): “La Unión establecerá un mercado interior. Obrará en pro del desarrollo sostenible de Europa basado en un crecimiento económico equilibrado y en la estabilidad de los precios, en una economía social de mercado altamente competitiva, tendente al pleno empleo y al progreso social, y en un nivel elevado de protección y mejora de la calidad del medio ambiente. Asimismo, promoverá el progreso científico y técnico”.
  • Artículo 21 (f) de la TUE: “contribuir a elaborar medidas internacionales de protección y mejora de la calidad del medio ambiente y de la gestión sostenible de los recursos naturales mundiales, para lograr el desarrollo sostenible”
  • Artículo 13 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE): Esta disposición es importante en dos aspectos: por un lado reconoce a los animales como "seres sensibles " y, por otro, exige que la Unión y sus Estados miembros presten "plena atención a las exigencias de bienestar de los animales", al formular y aplicar las políticas de la Unión en determinados ámbitos clave.
  • Según el artículo 191 del TFUE, la política de la Unión contribuirá a la conservación, protección y mejora de la calidad del medio ambiente y al "fomento de medidas a escala internacional destinadas a hacer frente a los problemas regionaleso mundiales del medio ambiente". La política de la Unión "Se basará en los principios de cautela y de acción preventiva, en el principio de corrección de los atentados al medio ambiente, preferentemente en la fuente misma, y en el principio de quien contamina paga".
  • Artículos 192 y 193 del TFUE
  • Artículo 37 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE
  • Directiva de los Hábitats
  • Directiva de las Aves
  • Convenio de Aarhus
geosats wikimedia
Conjunto de 68 imágenes (35 minutos en total) que contienen 39 Starlink, 3 satélites en Órbita Terrestre Geoestacionaria (GEO) y un cuerpo de cohete.
graph
© 2022 Europeans for safe connections.